Cuando Éramos Invencibles 2, Dueños del Mundo

Jesús Á. Rojo Pinilla

La continuación de la serie que descubre los héroes ocultos de nuestra historia

Cuando Éramos Invencibles 2, Dueños del Mundo

Nos han usurpado el reconocimiento de ser la única nación en el mundo que ha descubierto tres continentes.

Cuando éramos invencibles. 2. “Dueños del Mundo” es un alegato a todos los hispanos de corazón a querer a su tierra, a no sentir vergüenza de pertenecer a una nación que es la madre de muchas otras, donde descubriremos cómo los españoles iluminaron el mundo cuando las tinieblas y la oscuridad se apoderaron de él.

Conocerás a héroes como el almirante Sánchez de Tovar, que atravesó con sus naves el río Támesis hasta llegar a Londres; la numantina defensa de Buenos Aires por los Tercios españoles frente a 30 000 británicos y 200 barcos; a esos osados españoles que pretendían conquistar el Imperio chino con tan solo 6000 hombres; las épicas batallas de Gonzalo Ronquillo contra los temibles samuráis… sin olvidar cómo la historiografía ha ocultado que fueron los hispanos los que descubrieron la Antártida y Australia, o que España dominó toda la costa del Pacífico norteamericano llegando hasta Alaska, o la gesta de los 3000 soldados del invencible Tercio de Sarmiento y su épica resistencia en Castelnouvo contra los 63 000 soldados del temible Barbarroja.

“Inglaterra no olvida que España realizó la mayor gesta jamás escrita por pueblo alguno en el océano Pacífico”

Ilustraciones por Augusto Ferrer–Dalmau.

Nos han usurpado el reconocimiento de ser la única nación en el mundo que ha descubierto tres continentes.

Cuando éramos invencibles 2,“Dueños del Mundo” es un alegato a todos los hispanos de corazón a querer a su tierra, a no sentir vergüenza de pertenecer a una nación que es la madre de muchas otras, donde descubriremos cómo los españoles iluminaron el mundo cuando las tinieblas y la oscuridad se apoderaron de él.

Conocerás a héroes como el almirante Sánchez de Tovar, que atravesó con sus naves el río Támesis hasta llegar a Londres; la numantina defensa de Buenos Aires por los Tercios españoles frente a 30 000 británicos y 200 barcos; a esos osados españoles que pretendían conquistar el Imperio chino con tan solo 6000 hombres; las épicas batallas de Gonzalo Ronquillo contra los temibles samuráis… sin olvidar cómo la historiografía ha ocultado que fueron los hispanos los que descubrieron la Antártida y Australia, o que España dominó toda la costa del Pacífico norteamericano llegando hasta Alaska, o la gesta de los 3000 soldados del invencible Tercio de Sarmiento y su épica resistencia en Castelnouvo contra los 63 000 soldados del temible Barbarroja.

“Inglaterra no olvida que España realizó la mayor gesta jamás escrita por pueblo alguno en el océano Pacífico”

Amigo lector:

El libro que tienes entre manos forma parte de una tradición cultural acendrada en España desde la Ilustración, y no por ello innecesaria.

Al contrario: las batallas culturales, por llamar de alguna manera a los enfrentamientos entre las concepciones del hombre, o sus organizaciones sociales, ni se ganan ni se pierden en un día, sino que configuran precisamente el ser colectivo de una sociedad.

Todo empezó a finales del siglo XVIII (desde 1770, por poner una fecha en años redondos), cuando Masson de Morvilliers, en la Encyclopédie méthodique, se formuló la pregunta de qué ha hecho España por la cultura occidental e indujo la respuesta de “nada”. Naturalmente, pronto se alzaron voces contra el párrafo en cuestión y, desde España y por españoles fuera de España, se respondió con toda una batería de argumentos, hechos, autores y obras que pusieron de manifiesto la grandeza cultural española y más aún la científica. Sin embargo, al mismo tiempo que se creaba el término de “Siglo de Oro”, por ejemplo, dedicado al siglo XVII cultural (aunque un servidor considera que tal etiqueta se queda corta, pues bien podemos hablar de Siglos de Oro), muchos de aquellos ilustrados se preguntaban qué era el “ser” español, o la heterodoxia erasmista del siglo XVI, o la Inquisición, o la limpieza de sangre, o la pureza, o el espíritu habsbúrgico, o su contrario, el borbónico, y así sucesivamente.

Y en aquellos fulgurantes años finales del siglo XVIII el trabajo por la recuperación, o el redescubrimiento de los necesarios héroes nacionales o las grandes gestas nacionales, fue moneda común de aquellos ilustrados. Se estaba fijando la nación, el sentido de pertenencia a una comunidad gracias a una historia objetiva escrita desde documentación de archivo.

Además, a lo largo de los reinados de Carlos III y Carlos IV, cuando menos, se reeditaron todos los grandes textos del siglo XVI, o salieron a la luz otros nuevos y desconocidos, o se tradujeron por vez primera del latín al español…, se estableció una línea de continuidad indiscutible entre el Renacimiento, el Humanismo y la Ilustración, esto es, se definió un tronco cultural de pertenencia común.

Pero mientras todo esto ocurría, tuvieron lugar los catastróficos sucesos de 1808-1814, la peor crisis cultural que ha habido en España, en donde a los ilustrados se les consideró afrancesados (como antaño a los descendientes de judeoconversos, judíos sin más), y a los que negaban la necesidad de la reforma y el cambio, ultramontanos.

Los acontecimientos políticos del reinado de Fernando VII no vinieron a calmar la situación de ruptura, y mucho menos las guerras carlistas. El denodado esfuerzo institucional, en tiempos de Isabel II, por crear una España nacional, con biblioteca nacional, museos nacionales, archivos nacionales, etc., sirvió para convencer a una parte de España, pero la otra consideró que tal exaltación de lo propio era excluyente —¡de lo suyo!—, conservadora.

El tiempo siguió su decurso. Hubo tensiones, guerras, revoluciones. Pero también posilustrados que desde el Romanticismo se fascinaron por la riqueza cultural de los archivos documentales y se empezó a pensar en escribir la Historia, ya con documentos inéditos. Había que reescribir la Historia de España. Con grandeza, pero con objetividad y riqueza: en 1844 se abrieron los archivos estatales a la investigación, con restricciones, sí, pero por vez primera se podía escribir la Historia desde los documentos, o compilar y publicar grandes, enormes colecciones documentales como nunca se había podido acometer hasta entonces. Las grandes gestas, o los grandes personajes o tantas cosas más se reformularon. La vida de los reyes se podía escribir desde sus epistolarios más íntimos; la de los generales desde las cuentas de sus tercios, la de las armadas desde —incluso— los costes de las clavazones y el maderamen.

La fascinante aventura de escribir Historia adquirió nuevos rumbos y derroteros en los que, si se quería, ya no había que hacer novelas, siempre subjetivas e incluso falsarias, cuando no en exceso imaginativas. La introspección existencial de un héroe o de un hombre del común se podía escudriñar desde su testamento, desde el inventario de sus bienes, desde sus rastros documentales notariales. En los archivos parroquiales que no hubieran sido quemados por los energúmenos de turno, estaban las partidas de bautismo, confirmación, matrimonio (en su caso) y defunción de todos, o de casi todos; en los otros archivos, las rendiciones de cuentas de los servidores reales, y así sucesivamente.

Mas los resultados de toda esta ingente “revolución historiográfica” necesitaba, es fácil imaginarlo, compilaciones y síntesis.

Este es el caso de la obra de Jesús Ángel Rojo. Se trata de una prosopografía de los grandes héroes y sus gestas, abierta e incompleta, porque ya tuvo una primera parte y ahora presenta la segunda.

Lo gracioso del asunto es que las lealtades de los españoles, o de los súbditos de los reyes de España, independientemente de su naturaleza, son de tal porte que se puede y se debe estar escribiendo hasta el día del Juicio.

Pero la desazón nos inunda porque para que tal empresa tenga éxito será necesario que los agentes de socialización (escuela, medios de comunicación y grupos de pares) tengan interés en alcanzar unos objetivos comunes. Y mucho me temo que todo lo andado se está desandando.

Sin embargo, al otro lado de la línea, trabajos como el de Jesús Ángel Rojo no caen en saco roto.

Es verdad que su lenguaje fluido a veces no respeta los cánones académicos, por ejemplo. En ello va la personalidad del autor. Es verdad que James Cook no es uno de sus mitos favoritos, ni el imperialismo británico. Buen lector: anímale a que escriba sobre catolicismo, anglicanismo y mártires, por ejemplo, que ese libro no tendrá desperdicio.

En cualquier caso, Ángel Rojo se mueve con soltura por los acontecimientos históricos, el personaje en sí y una conclusión a modo de coda por capítulo tanto por Europa, como por Asia, América, Oceanía y la Antártida.

Algunos conceptos están en desuso entre los historiadores, y en ocasiones se usan con demasiada generosidad sinónimos como el de “hispanos” por “españoles” o “castellanos”; “galos” por el de “franceses”, “lusos” por “portugueses”, etc. He de confesar que desde la prensa deportiva nos han invadido con que el Granda C. F. es el equipo “nazarí” (¿?) ¡Boabdil con los calzones remangados dándole a una pelota en el patio de los Arrayanes…!

Acaso un historiador profesional eche en falta bibliografía clásica y más moderna de la disciplina, pero se me puede argüir y con razón que los objetivos del autor y el libro eran otros que no el hacer un estado de la cuestión, ni una recopilación de fuentes.

Y aun a pesar de estas ligerezas en el estilo (me imagino al autor sobrellevando las tensiones de la vida escribiendo su libro y sin tiempo para ponerse a pensar en minucias de estas), la obra no tiene contradicciones. Efectivamente, al escribir historia nada hay más confuso que el “donde dije digo…”. Ángel Rojo tiene una clara línea argumental y la mantiene en todo su texto.

Para la tercera parte se me ocurre recomendar alguna reflexión sobre Pedro Páez, las primeras embajadas del Japón ante Felipe II, o los avatares de los embajadores en Persia en tiempos de Felipe III, o los mártires jesuitas por Asia.

La obra de Ángel Rojo es reconfortante y, como decía al principio de estas líneas, sigue un trazo cultural más que bisecular.

Personalmente, he de reconocer que, en estos tiempos que corren, hay que admirar a quienes tienen el arrojo de penetrar en este zarzal.

Alfredo Alvar Ezquerra.

Profesor de Investigación del CSIC.

Epílogo de Augusto Ferrer-Dalmau, Pintor de Batallas.

Quiero empezar recordando al historiador sueco Sverker Arnoldsson, que decía lo siguiente: “la leyenda negra antiespañola ha sido durante siglos la mayor alucinación colectiva de Occidente”. Sin la historia de nuestro país, no podríamos entender el mundo actual. Hay que recordar una y mil veces que España ha sido la nación que más ha hecho por la civilización occidental desde la caída del Imperio romano. A pesar de ello, estamos avergonzados por nuestras hazañas y descubrimientos, que no tienen paragón en la historia universal.

La segunda parte de Cuando éramos invencibles ha conseguido que dejemos de pedir perdón por ser españoles, porque ya es hora de levantar la cabeza y decirles a los enemigos de la Madre Patria que hasta aquí han llegado sus mentiras e infamias. Que es el momento de la Reconquista de la verdad y que la guerra cultural que nos declararon hace 500 años para degradar al Estado-nación más antiguo de Europa tiene un claro ganador, y ese es la civilización más importante del planeta tierra: la Civilización Hispánica.

Una clase política mediocre ha pretendido que el pueblo español sienta vergüenza del extraordinario legado que nos dejaron nuestros antepasados. Han puesto en duda nuestra historia porque pretendían poner en duda la existencia de nuestra propia nación. Por esta razón, los españoles han sentido vergüenza de sus logros. Han llenado nuestras mentes de complejos y tópicos con la intención de someternos y segregar la tierra de nuestros padres en pequeños terruños, sin nada en común. La leyenda negra tradicional, como la de nuevo cuño, está alentada por dos grandes monstruos que resuenan con más fuerza que nunca: el nacionalismo periférico y el comunismo del siglo XXI, que pretenden, por medio del odio, destruir la obra civilizadora de España.

La historiografía anglosajona ha pretendido presentar la Hispanidad como una sociedad anticuada, oscurantista y contraria al avance. Sin embargo, la realidad es otra muy diferente. Tenemos que ser conscientes de que nuestros antepasados aportaron al mundo los logros más importantes que permitieron el desarrollo de la civilización occidental.

Desde el testamento de Isabel la Católica o las Leyes de Burgos, que prohibían la esclavitud, varios siglos antes de que los franceses y británicos les siguieran los pasos, o el impulso de lo que luego serían los derechos humanos o derechos de gentes, llevados a cabo por Francisco de Vitoria.

La Escuela de Salamanca, que fue la precursora de los estudios sobre economía y que luego fue plagiada por los británicos, sin olvidarnos de la Escuela de traductores de Toledo, “sin la que el Renacimiento habría sido inverosímil”; las Etimologías de San Isidoro de Sevilla, “que alumbraron a Europa durante siglos hasta la llegada de la enciclopedia en el siglo XVIII”.

Tenemos tantas cosas de que presumir que no nos tienen que extrañar las envidias que generamos a un Imperio que siempre llegó tarde a los descubrimientos, como fue el británico.

En resumen, no se puede entender el mundo actual sin España y sin las gestas de nuestros antepasados. Mi amigo Jesús Ángel ha demostrado de nuevo en Cuando éramos invencibles. 2 que un Imperio no dura 300 años sin contar con hombres de acero cuyo espíritu de sacrificio los convertía en los más capaces, valientes y audaces de su época. Para terminar, me gustaría recordar estas palabras que escribió el ecuatoriano Juan Montalvo: “¡España, España! Cuánto de puro hay en nuestra sangre, de noble en nuestro corazón, de claro en nuestro entendimiento, de ti lo tenemos, a ti te lo debemos”.

Jesús Ángel Rojo Pinilla (Madrid, febrero 1974). Jurista reconocido con los Doctorados Honoris Causa por la WORLD University of Sciences (EE.UU) y la Universidad de Xalapa (México). Desde sus primeros años en la Facultad de Derecho de la Universidad Complutense de Madrid mostró especial interés por el ordenamiento jurídico del Imperio Español. Joven empresario de éxito de la Comunicación e Imagen. Propietario del grupo de comunicación y prensa escrita “El Distrito” y director del programa El Mundo al Rojo, en Distrito TV, además de colaborador habitual de CNN y France 24h, referente en el mundo de habla hispana.
Su profunda pasión por la Historia le lleva a reconstruir los acontecimientos más significativos que, a través de los siglos, han construido el legado español. A lo largo de sus viajes, observa con asombro cómo durante siglos se ha pretendido destruir la civilización hispánica sin que nadie lo evite, denunciando la falsa leyenda negra antiespañola y rescatando del olvido un pasado único y memorable. Entre sus obras destaca el superventas Cuando Éramos Invencibles, que, con más de 100.000 ejemplares distribuidos, se ha convertido en el tercer libro de no ficción más vendido en España, según la Agencia EFE (2015). Su obra literaria se completa con Los Invencibles de América y Grandes Traidores a España, en los que relata momentos de grandeza, heroicidad y traiciones que nos sumergen a lo largo de más de 400 años de soberanía española.
Sus ensayos han sido reconocidos a nivel nacional e internacional por las instituciones académicas como referente histórico del dominio español. Como ha declarado el propio autor: “mi legado es llegar a los más de 600 millones de hispanohablantes”.
Patrono de la Fundación Civilización Hispánica. Consejero de la prestigiosa e histórica Sociedad de Estudios Internacionales, que desde 1985 preside su Majestad el Rey Don Juan Carlos. Miembro de la reconocida Asociación de Juristas de Iberoamérica (ASJURIB). Académico de la Academia de Diplomacia. Caballero de la Orden Imperial Hispánica de Carlos V y Caballero de la Orden Militar Hospitalaria de San Lázaro de Jerusalén.

Género: Ensayo. Libro de Historia de España

N.º Páginas: 270

Ilustraciones: Augusto Ferrer-Dalmau (32 pág. color)

ISBN: 9 788 494 39 23 68

Depósito Legal: M-23004-2022

Medidas: 17cm de ancho x 21 cm alto

Formato y soporte: Papel – Libro impreso

Cubierta: Tapa blanda

Prólogo: Dr. Alfredo Alvar

Epílogo: Augusto Ferrer-Dalmau

Editorial: El Gran Capitán Ediciones

Precio: 22€ IVA incluido

SUMARIO

Prologo

Introducción

01.Batalla del Salado: El golpe definitivo a los benimerines, el último reino moro que trataría de invadir la península ibérica.

02.El almirante español que hizo temblar a Inglaterra arrasando la ribera del Támesis

03.Desmontando la gran patraña de Portugal, la primera vuelta al Mundo, una gesta exclusivamente española.

04.El asedio de Castelnuovo y la feroz resistencia de los Tercios españoles frente a Barbarroja.

05.La batalla de Gravelinas: Los Tercios se apoderan de Europa.

06.San Juan Ulúa, los hispanos hacen morder el polvo a los piratas Drake y Hawkins.

07.La batalla de las Terceiras: Álvaro de Bazán aniquila a la flota francesa.

08.Alejandro Farnesio, el mayor genio militar del siglo XVI.

09.El Lago español, la gran epopeya «robada» a España en el Pacífico y la Antártida, la hazaña ocultada.

10.Asia, la última frontera del Imperio español.

11.Ambrosio Spínola, el héroe de Flandes.

12.Fadrique Álvarez de Toledo Osorio y Mendoza el azote de herejes, infieles, ingleses y franceses.

13.Las tres cabezas que Santa Cruz de Tenerife corto al león inglés.

14.La batalla de Almansa: El principio de fin de los austracistas en España.

15.La batalla de Bitonto: Los españoles recuperan el control de Nápoles y Sicilia

16.La conquista española del Pacífico Norteamericano.

17.Año 1797, Puerto se convierte en la tumba de los ingleses en el Caribe.

18.La batalla del Ferrol, la gesta de los guerrilleros españoles contra los casacas rojas.

19.El desastre británico en el Virreinato de La Plata, la vergüenza nacional inglesa al borde del colapso.

20.Grandes hitos de España en los Estados Unidos.

Epilogo

Cuando Éramos Invencibles 2, Dueños del Mundo (book-trailer)

03/10/2022

Alfredo Alvar sobre Cuando Éramos Invencibles 2, Dueños del Mundo

02/06/2015

Carlos Cuesta sobre Cuando éramos invencibles 2, Dueños del Mundo

03/06/2015

Opiniones Cuando Éramos Invencibles 2, Dueños del Mundo

La segunda parte de Cuando éramos invencibles, dueños del mundo ha conseguido que dejemos de pedir perdón por ser españoles, porque ya es hora de levantar la cabeza y decirles a los enemigos de la Madre Patria que hasta aquí han llegado sus mentiras e infamias. Que es el momento de la Reconquista de la verdad y que la guerra cultural que nos declararon hace 500 años para degradar al Estado-nación más antiguo de Europa tiene un claro ganador, y ese es la civilización más importante del planeta tierra: la Civilización Hispánica.

El libro que tiene entre manos forma parte de una tradición cultural centrada en España desde la Ilustración, y no por ello innecesaria.

Al contrario: las batallas culturales, por llamar de alguna manera a los enfrentamientos entre las concepciones del hombre, o sus organizaciones sociales, ni se ganan ni se pierden en un día, sino que configuran precisamente el ser colectivo de una sociedad.

La obra de Jesús Ángel Rojo es reconfortante y tiene una clara línea argumental, que es defender a España.

Datos de interés – Cuando Éramos Invencibles 2, Dueños del Mundo

LA MÁS GLORIOSA VICTORIA DE ESPAÑA, EN COLOMBIA, FRENTE A REINO UNIDO

  1. Blas de Lezo y Olabarrieta (1689-1741) consiguió la mayor humillación frente a Inglaterra de toda su Historia, de tal manera que su rey prohibió que se registrase en los anales históricos.
  2. En el cuadro podemos apreciar los daños físicos que sufrió el héroe en tantos combates, casi todos contra los más mortales enemigos del Imperio: los británicos. Inclusive la pata de palo, que se ve muy bien.
  3. Esta victoria de Cartagena de Indias marcó el final de uno de los más despiadados ataques de Inglaterra contra Sudamérica, que impidió que los británicos se asentaran de forma definitiva en el Caribe y todo ese subcontinente.
  4. Unos pocos españoles de ambos hemisferios se enfrentaron a un contingente británico multinacional en el que figuraban personajes como el virginiano George Washington.
  5. La derrota inglesa fue tan completa que su flota quedó, en palabras de Lezo, para llevar carbón de Irlanda a Londres, pero no más para combatir.
1
2
3
4
5
1
2
3
4

LAS AVENTURAS DE GÁLVEZ EN LA GUERRA DE INDEPENDENCIA DE LOS EE.UU

  1. De no ser por la participación española, la Guerra de Independencia o Guerra Revolucionaria, como la llaman en EE.UU, nunca hubiera llegado a ese final desfavorable a Reino Unido.
  2. La participación imperial española en lo que hoy es EE.UU ha sido más silenciada que criticada, siendo sobreestimada la aportación de Francia al resultado final de lo que es hoy este país.
  3. La Historia de EE.UU como país independiente le debe mucho a España, pero en el cine han ignorado esta circunstancia en películas tan famosas como El último mohicano o El Patriota, ambientadas en dos momentos históricos distintos en los que España fue protagonista.
  4. Las tropas de Gálvez arrostraron una campaña dura y difícil en una guerra que fue mucho más cruel y prolongada de lo que muchos creen, hoy en día.

Galería de las obras – Augusto Ferrer–Dalmau

Augusto Ferrer-Dalmau

Augusto Ferrer-Dalmau Nieto (Barcelona, 20 de enero de 1964) es un pintor español de estilo realista y temas históricos. Se ha especializado en cuadros de temática militar ecuestre que retratan en muchos casos diversos aspectos y épocas de las Fuerzas Armadas de España, siempre con gran naturalismo y atención al detalle.

Audiovisual – Cuando Éramos Invencibles 2, Dueños del Mundo

Video Trailer de Cuando Éramos Invencibles 2, Dueños del Mundo

Presentación de Cuando Éramos Invencibles 2, Dueños del Mundo

Nuria González habla sobre Cuando éramos invencibles 2

Noticias – El Gran Capitan Ediciones

¡FELIZ DÍA DE LA HISPANIDAD! Jesús Rojo presenta su obra: Cuando éramos invencibles 2, dueños del mundo

Jesús Ángel Rojo Pinilla presenta su nuevo libro, "Cuando…
Wed, 12 Oct 2022/by Jesus Ángel Rojo Pinilla

La izquierda nacionalista de Menorca defiende la leyenda negra falsa del Imperio Británico

Sorpresa: a los nacionalistas no les gusta la Historia de España



Esquerra…
Tue, 11 Oct 2022/by Jesus Ángel Rojo Pinilla
Traidores a España

Jesús Ángel Rojo saca a la luz el mayor acto de espionaje y eliminación cultural de la historia

Jesús Ángel Rojo presenta Cuando Éramos Invencibles 2 dueños…
Sat, 1 Oct 2022/by Jesus Ángel Rojo Pinilla
Jesús A. Rojo, autor de Grandes traidores a España”

Jesús Rojo presenta su obra ‘Grandes traidores a España’ en Barcelona el Día de la Hispanidad

"Porque sólo conociendo a los traidores del pasado, podremos…
Sat, 13 Oct 2018/by El Gran Capitan Ediciones
Mentiras de la Leyenda Negra Española

Jesús Á. Rojo desvela las ‘Mentiras de la Leyenda Negra Española’ en una conferencia en Albacete

El célebre autor del best-seller 'Cuando éramos invencibles', …
Sat, 24 Mar 2018/by El Gran Capitan Ediciones
Traidores a España

Jesús Á. Rojo desenmascara a los Grandes Traidores a España en Intereconomía.

El autor de "Cuando éramos Invencibles" y "Los Invencibles de…
Thu, 8 Mar 2018/by El Gran Capitan Ediciones
Jesús A. Rojo, autor de ”Grandes traidores a España”, explica cómo la memoria histórica ha convertido a ”judas” en héroes.

“Puigdemont es la guinda, pero Jordi Pujol es quien prepara la gran traición a España.”

Jesús A. Rojo, autor de ”Grandes traidores a España”,…
Thu, 8 Mar 2018/by El Gran Capitan Ediciones
La Fundación Civilización Hispánica está destinada a difundir los logros #del pasado común por medio de largometrajes, series y exposiciones.

Nace la fundación civilización hispánica que reivindicará juntas la historia de España y América

La Fundación Civilización Hispánica está destinada a difundir…
Wed, 17 Jan 2018/by El Gran Capitan Ediciones
Load more

¿Quieres estar al dia con El Gran Capitan Ediciones?

Subscribete a nuestra Newsletter!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies

This site is protected by wp-copyrightpro.com